viernes, 16 de junio de 2017

mi plan es jugar cada golpe al 100% y no tener miedos

          Son las declaraciones del jugador  vasco de golf  J. Rahm, antes de su estreno en el US Open y publicadas en el Diario Vasco (15/06/17). Tras desayunar y estirar, soltó el cuerpo en el área de prácticas y realizó un simulacro de jornada de competición. En cada uno de los nueve hoyos  acabó jugando tal como tenía previsto. No todos los golpes fueron geniales, que los hubo, pero también peridó una bola en la famosa festuca, planta carcaterística de este campo. Reconoce sentirse excitado y con ganas de jugar.
          El plan A es jugar cada golpe al 100%, superconfiado. No tener miedo en ningún golpe y, si aparece el miedo, volver a empezar la rutina y pegarle cien por cien convencido. Se fallarán golpes, pero lo haremos con confianza. Han ampliado algunas calles y no soy partidario de ello, aunque me ayudará si fallo un poquito. Los greenes están muy rápidos, lo que favorecerá meter algunos putts, aunque también habrá que tener cuidado. Hay caídas por todas partes, así que puedo usar mucho la imaginación. 
         Es un campo divertido, puedo ser agresivo, pegar muchos drives, que es mi mejor golpe y ser muy creativo. Es un buen ejemplo de cómo afrontar la competición: alta activación emocional, máxima confianza y estable, aceptar los posibles errores  como parte del juego y, cuando aparecen las dificultades, centrarse en las soluciones recurriendo a la imaginación.   Es la manera de aumentar sus probabilidades de éxito, para hacer las menos posibles.

miércoles, 14 de junio de 2017

de la certeza y de la convicción.

          La  lectura de un artículo publicado en el diario El País (12/06/17) en el que se aborda el poder de la convicción y lo firma Toni Nadal, entrenador del tenista mallorquín R. Nadal, me ha servido para reflexionar sobre estas cuestiones: la certeza se basa en evidencias, pero la convicción en creencias.
         “Cuando me preguntaban si Rafa iba a ganar su décimo Roland Garros (entre ellos su hijo menor), siempre daba la misma respuesta por convicción y porque quiero que se eduque en el ejemplo: Creo que sí, Joan. Porque es lo que quiero creer y porque es imposible trabajar con total entrega si tu no crees que vas a conseguirlo”. Y siempre acababa diciéndole a su hijo: Intenta hacer lo mismo tu y aplícate convencido de que vas a lograr lo que persigues”.
          La máxima creencia en que serás capaz de hacer las cosas necesarias para conseguir un objetivo es la base de la convicción, es un arma poderosísima que proporcina retos increíbles. Siempre existe  incertidumbre a su alrededor, porque estamos hablando sobre algo que sucederá, es decir, de futuro y de creencia anticipada. En el caso de la certeza, la incertidumbre desaparece pero, en el alto rendimiento, nunca hay certeza sobre el resultado de un partido o de una competición que se va a disputar. Sería una falsa certeza que influye negativamente  en la  sensación de invulnerabilidad, efecto contrario al que genera la convicción.

viernes, 2 de junio de 2017

con su poder mental no sé donde está su límite

         Es el comentario realizado por el doctor  D. Brotons en relación a la capacidad del alpinista catalán Kilian Jornet y publicado en el diario El País (30/05/17), después de haber hollado el Everest dos veces en seis dias.
           La gran capacidad de absorción de oxigeno, la movilización de 200 litros de aire por minuto y la facilidad para neutralizar  la acidez que genera el músculo (tampón alcalino),  hacen que sea un superdotado y que su cuerpo sea una “perfecta máquina” de rendimiento en este contexto.
           Pero hay algo que eleva todo esto a la enésima potencia: su mente. Tiene un poder mental brutal, explicaba dicho doctor, porque disfruta con lo que hace y no tiene la sensación de sufrir; cuando se une todo esto puede llegar a donde quiera. “He visto gente muy buena, grandes esquiadores de fondo, pero Kilian marca la diferencia con su nivel mental y no se donde está su límite.”  

lo importante, por encima de jugar bien o mal, es correr y pelear hasta el último minuto

            En una entrevista realizada al entrenador del R. Madrid,  Z. Zidane,  publicada en el diario El Mundo (31/05/17), se destacaba alguna de la cualidades que, a su juicio, encarnan el espíritu de equipo y cuyo jugador más representativo de las mismas en S. Ramos.
            Este año si hay que destacar algo es la regularidad y las cualidades del espíritu de equipo. “Lo importante, por encima de jugar bien o mal, es correr y pelear hasta el último minuto, es lo que me ha enseñado este club”.
            También añadía: El momento de mayor soledad llega justo antes de saltar al césped, cuando sólo ya piensas en cada detalle del partido. De ahí se deriva la importancia del trabajo mental para afrontar el partido, al tener la mente ocupada en lo que pueda suceder: Correr, pelear y tener la cabeza ocupada con cosas del partido son cuestiones que dependen del propio jugador, independientemente de su talento, que  son entrenables y que le hacen ser más competitivo.